TIENDA
Logotipo Quesos y Besos

¿Cómo se hace el queso fresco de cabra?

El queso fresco de cabra es una joya gastronómica que combina la suavidad cremosa con un ligero toque ácido, deleitando los paladares más exigentes.

Conocer el proceso de elaboración de este queso no solo profundiza nuestra apreciación por su sabor único, sino que también nos conecta con una tradición artesanal milenaria.

Selección de Ingredientes

El proceso comienza con la elección cuidadosa de la materia prima: la leche fresca de cabra. Esta leche debe ser de alta calidad, obtenida de cabras sanas y bien alimentadas. La frescura y pureza de la leche son cruciales, ya que afectan directamente el sabor y la textura del queso final.

Acidificación y Coagulación

Una vez obtenida la leche, se procede a calentarla a una temperatura específica y se le añaden cultivos lácticos. Estos cultivos son microorganismos que acidifican la leche, creando un ambiente propicio para la coagulación. Este proceso es fundamental, ya que determina la estructura y el perfil de sabor del queso. Tras la acidificación adecuada, se añade el cuajo, una enzima coagulante natural que hace que la leche se solidifique en cuajada y suero.

Formación de la Cuajada y Corte

Una vez que el cuajo ha cumplido su función, la leche se convierte en una mezcla de cuajada (parte sólida) y suero (parte líquida).

La cuajada se corta en pequeños trozos para facilitar la liberación del suero y la posterior compactación en moldes. Este proceso de corte es crucial para lograr la textura deseada del queso fresco de cabra.

Moldeado y Drenaje

La cuajada cortada se coloca en moldes perforados que permiten el drenaje del suero. Durante esta etapa, se puede agregar sal para realzar el sabor y ayudar en la conservación del queso.

El tiempo de drenaje varía según el tipo de queso fresco que se desee obtener: algunos se consumen inmediatamente después de la elaboración, mientras que otros pueden madurar durante unos días para desarrollar su sabor característico.

Maduración y Conservación

Una vez moldeado y drenado, el queso fresco de cabra se deja reposar en un ambiente fresco y ventilado para que madure adecuadamente. Durante este período, se desarrollan sus sabores y texturas únicas, creando un producto final que captura la esencia pura de la leche de cabra.

Disfrute del Queso Fresco de Cabra

El resultado es un queso fresco de cabra de incomparable calidad y sabor, ideal para disfrutar en múltiples preparaciones culinarias o simplemente solo. Su proceso artesanal no solo garantiza un producto final excepcional, sino que también resalta la importancia de la tradición y el cuidado en la producción de alimentos de calidad superior.

Conocer el proceso de elaboración del queso fresco de cabra nos invita a apreciar cada bocado como una obra maestra de la artesanía y la dedicación. Desde la selección de la leche hasta la maduración, cada paso contribuye a la creación de un queso que no solo alimenta el cuerpo, sino también el alma con su sabor auténtico y su conexión con la tierra y la tradición.

¿Aún no conoces el queso fresco de cabra de Quesos y Besos?

Nuestro queso fresco de cabra es un verdadero tesoro culinario, elaborado con técnicas artesanales que preservan la pureza y la calidad de la leche de cabra. Utilizamos un cuajo tradicional de 24 horas, permitiendo que el proceso de coagulación se desarrolle de manera natural y meticulosa. Durante la elaboración, pasteurizamos cuidadosamente la leche en cuba para mantener su integridad y frescura.

El desuerado se realiza de dos maneras posibles: mediante efecto autoescurrido o por prensión, asegurando que el queso conserve su cremosidad característica y una textura equilibrada. Cada pieza, de aproximadamente 290 gramos, representa el compromiso con ingredientes de calidad y un proceso de elaboración que respeta la tradición artesanal.

Es importante destacar que nuestro queso fresco de cabra no contiene aditivos ni conservantes, lo que garantiza un producto completamente natural y lleno de sabor auténtico. Una vez abierto, recomendamos consumirlo en un plazo de 3 a 4 días para disfrutar al máximo de su frescura y cualidades sensoriales.

Descubre la diferencia con nuestro queso fresco de cabra, donde la pasión por la calidad se refleja en cada bocado. Una experiencia gastronómica que celebra lo natural, lo tradicional y lo deliciosamente auténtico.

Carrito de compra
Lista de espera Te informaremos cuando el producto vuelva a estar disponible. Deja tu cuenta de correo electrónico
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola, soy Sílvia 👋
¿En qué puedo ayudarte?